miércoles, 10 de octubre de 2018

Mindfulness

El escaneo corporal


“Educar la mente sin educar el corazón, no es educar en absoluto”. Aristóteles


Cuando practicamos el escaneo corporal, movemos nuestra atención sistemática e intencionalmente a lo largo del cuerpo, atendiendo a las diversas sensaciones en las diferentes regiones.

Habitualmente empezando por los dedos del pie izquierdo y después moviéndonos a través de todo el pie– la planta del pie, el talón, el antepié – subiendo por la pierna izquierda, incluyendo uno por uno el tobillo, la espinilla y el gemelo; la rodilla y la rótula, el muslo...  Entonces pasamos al cuello y la garganta, y terminamos con la cara y la cabeza.